Sueños en maletas

Hoy parto hacia una aventura maravillosa, un proyecto que nace de gente con mucho corazón, fuerza, talento y creatividad, fue un grata sorpresa que pensaran en mí para la parte de diseño, por ello me siento verdaderamente agradecida y muy emocionada. 

A pesar de tener la gran responsabilidad de enseñar un poquito de lo que yo sé, yo soy la verdadera afortunada en aprender de esta maravillosa experiencia, empaparme de su cultura, su valía, supervivencia y sus ganas de soñar y de crear, y eso es justo lo que vamos a hacer, crear algo bonito hecho con el corazón y con mucha ilusión.

Los que conocen mi trabajo y a mí personalmente, saben que yo no estudié diseño de manera académica, yo crecí con muchos sueños pero no tantas oportunidades, eso no ha sido nada negativo y además eso no logró apartarme de mi vocación, es más fue todo lo opuesto, me empapé de todo conocimiento a mí al rededor, y exprimí y exprimo mis ganas de crear hasta niveles indescriptibles, compaginé y compagino miles de trabajos hasta llegar a hacer algo relacionado con la moda y el diseño,  quizás por ser autodidacta nunca pusé ni pongo límites en lo que hago, y no sigo ningunas directrices, se trata de crear a través de tu mente y tu corazón, eso es infinito. Mi labor profesional en este viaje más que una enseñanza como ya os dije, es un aprendizaje, tengo la obligación de compartir sueños y mostrar que todo es posible cundo uno quiere algo de verdad, aún y sobretodo cuando no tienes los medios necesarios para construirlo, creo personalmente que las personas tenemos una capacidad asombrosa de superación, y la creatividad más pura se da cuando careces de las herramientas para ello, ahí nace una verdadera luz muy poderosa que si tienes la fuerza y las ganas suficientes se convertirá en una obra de arte. Así que, allá vamos Nyumbani village.

Author: Mayka Ayong

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *